Translate

lunes, 29 de julio de 2013

Un soneto




Alberto Serret, Santiago de Cuba
(probablemente a finales de los setenta).



Ícaro

Mi infancia huele a pan recién horneado,
a sahumerio de alumbre y a picuala.
Ícaro fui; cargué sobre las alas
un gallo muerto, un beso asesinado.

Con esa espuela hundida en el costado
me remonté, tan alto como pude,
y aún no hallo el milagro que me escude
del espacio común… Jugué a los dados

con el ángel más fiel de mis pilares,
el último en dormirse (sus impares
ojos fijos en mí), como azorado

de que no fuese yo tan mansa oveja.
Jugué y perdí: la deuda era muy vieja.
Por eso llevo un corazón prestado.

        Alberto Serret


No hay comentarios:

Publicar un comentario