Translate

lunes, 14 de octubre de 2013

Poesía




            Pekka Halonen



Tradiciones y otros engendros

La mano vieja me exprimió la boca.

Desenvainados
los consabidos cúbitos y radios,
la mano vieja me cerró los párpados.
Subitánea pasó por mi aliento
como una tatagua
sobre el enigma roto de una vela.

La mano vieja me palpó el contorno,
redescubrió algún punto
            flotando por entre mis costillas
y develó los resortes de una estirpe
descendiente cercana de Mahoma.
Con agujas calientes grabó cada nombre,
cada antiguo apellido,
y los fue esparciendo por detrás de la imagen
hasta en los huesitos más recónditos.

La mano vieja señalaba
            con un índice yerto la necrópolis,
el nido de cenizas insurgentes,
las cucarachas en crisálida…

Pobre la cercenada mano vieja,
la nervuda asesina
y su conglomerado de satélites,
aguardando, detrás de la vigilia,
la sobada moneda del oficio.


Alberto Serret

Santiago de Cuba, 1965



No hay comentarios:

Publicar un comentario